domingo, 4 de diciembre de 2016

sábado, 3 de diciembre de 2016

INAUGURACIÓN EXPOSICIÓN VIII CERTAMEN FOTOGRÁFICO PAISAJES NATURALES DE QUESADA

 

EL LEGADO DE MIGUEL HERNÁNDEZ YA ES DE ACCESO PÚBLICO. LA VANGUARDIA / CULTURA


El legado de Miguel Hernández ya es de acceso público

  • Internet permite consultar 6.000 documentos y 26.684 imágenes del poeta
El legado de Miguel Hernández ya es de acceso público
El poeta de Orihuela Miguel Hernández (LVD)
La máquina de escribir que utilizó cuando era corresponsal, la lechera en la que sacaba los poemas de la cárcel, las cartas a su esposa... Esos son algunos de los casi 6.000 documentos y 26.684 imágenes del legado de Miguel Hernández que desde hoy serán de acceso público a través de internet.

Han sido dos años de trabajo para registrar cada uno de los 5.819 manuscritos, folletos, partituras, prensa histórica y grabaciones sonoras, más las imágenes, que componen el archivo de Miguel Hernández adquirido por la Diputación de Jaén a la familia del poeta en 2012, explica en declaraciones a EFE su presidente, Francisco Reyes.
De ellos, cerca de un millar son manuscritos literarios y unos 1.700, cartas y correspondencia del poeta con artistas, además de libros, cuadros y obra gráfica.
Reyes presentará esta noche en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, junto a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, la conclusión del proyecto de digitalización, un compromiso que adquirieron con la familia cuando compraron por tres millones de euros el legado.
El Instituto de Estudios Giennenses (IEG) custodia desde agosto de 2012 el conjunto del legado, fruto del acuerdo firmado entre la Diputación de Jaén y los herederos propietarios del mismo, que lo sacaron del Archivo Municipal de Elche, donde estaba con anterioridad.
Parte del legado del poeta se encuentra en el museo Miguel Hernández/Josefina Manresa, inaugurado en marzo de 2015 en Quesada (Jaén), en la localidad natal de la mujer de Miguel Hernández, Josefina Manresa (1916-1987).
Manresa era hija de un guardia civil que fue trasladado a Orihuela (Alicante) siendo ella muy pequeña, y fue allí donde, con 17 años, conoció a Hernández.
Su noviazgo duró tres años, y el 9 de marzo de 1937, en plena Guerra Civil, se casaron. En ese tiempo, Hernández (1910-1942), alistado en el Ejército de la República, fue nombrado responsable de información del Gobierno y destinado al frente de Jaén como comisario de cultura para dirigir el periódico Altavoz del Frente Sur.
La Diputación de Jaén decidió en 2012 que uno de sus poemas, "Aceituneros", fuera la letra del himno de la provincia, una decisión que "acrecentó las relaciones entre los herederos y la Diputación".
El interés de la familia era que el legado quedara asegurado en su unidad e integridad y de ahí surgió una primera propuesta de cesión de uso a la Diputación; la creación en Quesada de un museo que vinculara a Hernández y Manresa a la localidad; y la custodia del conjunto del legado por 20 años.
Finalmente, la Diputación de Jaén acordó con los herederos la adquisición definitiva del legado.
"El legado estaba entonces desprotegido y se llegó a un acuerdo con la familia para que se depositara en el IEG con el objetivo de custodiarlo e inventariarlo. El propósito no era guardarlo en cajas sino hacer posible que llegara a cualquier sitio en el que haya interés por su obra, lo que es posible gracias a internet", detalla Reyes.
La idea ha sido siempre, subraya, "hacerlo más universal y acercarlo no solo a los estudiosos sino todos los hernandianos del mundo".
El compromiso que adquirió la Diputación, añade, fue "seguir promocionando la figura del poeta universal, continuar dándole proyección al poeta y a su obra, más vigente que nunca".
Hernández, tras una peripecia por cárceles de Sevilla, Madrid, Palencia y Ocaña (Toledo), terminó en el Reformatorio de Adultos de Alicante, donde compartió celda con Antonio Buero Vallejo.
Fue allí donde enfermó de tifus y luego de la tuberculosis que le provocó la muerte la madrugada del 28 de marzo de 1942 con sus "grandes ojos azules abiertos bajo el vacío ignorante", como dice el poema que le dedicó Vicente Aleixandre.
Tras la muerte de Hernández, Manresa dedicó su vida a velar por el recuerdo y la difusión de la obra de su marido y guardó con celo sus manuscritos durante los años más duros del franquismo.
En 1950 se trasladó con su hijo -Manuel Miguel, Manolillo, fallecido en 1984- a Elche, donde rehizo su vida y allí permaneció hasta el final de sus días.
Los fondos estarán accesibles a partir de esta noche a través del portal de la Diputación de Jaen y en el del IEG.

DIGITALIZACIÓN LEGADO MIGUEL HERNÁNDEZ. DIPUTACIÓN DE JAÉN

Proyecto de digitalización.
Internet permite consultar 6.000 documentos y 26.684 imágenes.
Ir al enlace:

miércoles, 30 de noviembre de 2016

LA DIPUTACIÓN DE JAÉN PRESENTARÁ DIGITALIZACIÓN DE LEGADO DE MIGUEL HERNANDEZ. IDEAL.ES 29/11/2016



                                                      
Jaén, 29 nov (EFE).- La Diputación de Jaén presentará el próximo 2 de diciembre en Madrid la digitalización del legado del poeta Miguel Hernández.
 
Según fuentes de la Diputación de Jaén, la presentación tendrá lugar en el Círculo de Bellas Artes de Madrid y contará con la presencia de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz y del presidente de la Generalitat Valenciana Ximo Puig.
 
En diciembre de 2013, la Diputación de Jaén adquirió de forma definitiva el legado del poeta de Orihuela (Alicante) que está formado por unos 5.600 registros, de los que cerca de un millar son manuscritos literarios, unas 1.700 cartas y correspondencia del poeta con otros artistas coetáneos, prensa, folletos, fotografías, libros, cuadros y obras gráficas.
 
El Instituto de Estudios Giennenses (IEG) acoge desde agosto de 2012 el conjunto del legado, fruto del acuerdo firmado entre la Diputación de Jaén y los herederos propietarios del mismo que lo sacaron del Archivo Municipal de Elche donde se encontraba antes.
 
Una vez recepcionado, se procedió a la realización del cotejado de los inventarios y a la informatización de dicho fondo, abriendo un registro para cada elemento.
 
Parte del legado del poeta se encuentra en el museo "Miguel Hernández/Josefina Manresa", inaugurado en marzo de 2015 en Quesada (Jaén) y que comparte edificio con el dedicado al pintor quesadeño Rafael Zabaleta, en la localidad natal de la mujer de Miguel Hernández, Josefina Manresa.
Josefina, esposa y madre de los hijos de Hernández, fue musa de inspiración poética y guardiana del legado del poeta en los años de la clandestinidad, nació en Quesada porque su padre, guardia civil, estaba destinado allí.
 
La pareja también vivió en Jaén capital, en plena guerra civil, ya que Miguel Hernández fue destinado como comisario de cultura para dirigir el periódico Altavoz del Frente Sur y tras la muerte del poeta en la cárcel de Alicante en 1942, Josefina dedicó su vida a velar por el recuerdo y la difusión de la obra de su marido.

FRANCIS CIFUENTES PRESENTA SU POEMARIO EL VIERNES DÍA 2 DE DICIEMBRE EN LA CASA DE LA CULTURA DE QUESADA


sábado, 26 de noviembre de 2016

2017, AÑO EN EL QUE SE CONMEMORARÁ EL 75 ANIVERSARIO DE LA MUERTE DEL POETA MIGUEL HERNÁNDEZ. www.diario.jaen.es 25/11/2016

“Jaén fue, sin duda, el tiempo más hermoso para la pareja”

José Luis Ferris revisa su biografía de Hernández por el 75 aniversario de su muerte
 
25/11/2016
 

 
HISTORIA.
Josefina Manresa y Miguel Hernández, en la terraza de la casa de la calle Llana que compartieron en sus días en Jaén.
 
Un trabajo de rescate, “desescombro” y distanciamiento de los tópicos del poeta “pastor, pobre y autodidacta”. José Luis Ferris aborda de nuevo, catorce años después de la publicación de su primera biografía de Miguel Hernández, la figura y la obra del autor de Aceituneros de Jaén. Lo hace con la mirada puesta en 2017, año en el que se conmemorará el 75 aniversario de su temprana muerte. La Fundación José Manuel Lara publica la revisión de esta obra de referencia, la que recoge y documenta su vida y su poesía, elementos inseparables, para el biógrafo, en el universal escritor.

Pasiones, cárcel y muerte de un poeta es, de nuevo, el título de este libro que llega para arrojar luz sobre su breve y apasionada trayectoria, 31 años que han llegado hasta el presente, como defiende Ferris, cargados de leyendas, instrumentalizados dependiendo de quien escribiera. El investigador y escritor alicantino presentó las claves de su nuevo trabajo en Madrid. Allí detalló que son cuestiones como los recelos de Lorca, Cernuda y Alberti ante esta nueva voz poética, su viaje a Moscú en 1937, su labor al frente de la Barraca, el abandono de sus amigos al finalizar la Guerra Civil y las mujeres que inspiraron sus poemas, más allá de su gran amor, Josefina Manresa, especialmente en El rayo que no cesa, en el que la quesadeña compartió protagonismo con la pintora Maruja Mallo. Una parte importante de los “descubrimientos” llegan con la publicación, entre otros estudios, de las cartas inéditas que intercambió con Vicente Aleixandre y, a su muerte, el Nobel con su viuda.

Estas últimas fueron conocidas, precisamente, con la llegada del legado de Miguel Hernández a Jaén, en 2012, tras su adquisición por parte de la Diputación. La estancia en esta tierra del poeta durante 1937 como periodista en el frente republicano, dice el biógrafo, quedó marcada para siempre en su alma: “Fueron tres meses muy intensos, quedó en él una experiencia y amistades que enalteció siempre”. Y como vida y obra en Hernández van unidas, lo inmortalizó en sus versos: “En la poesía tiene un indudable reflejo con ese monumento que hizo, Andaluces de Jaén. Intentaba contar todo el sentimiento de un pueblo, el sufrimiento humano, esa relación entre la oligarquía y el señorito con el campesino. Eleva a los andaluces que luchan, esa humildad a la que da muchísima potencia”.

“Además hay que asociar su estancia en Jaén a ese momento en el que, por fin, ‘cata’ a la mujer con la que se casa, cuando se lo permite Josefina. Su viaje de novios sale de Alicante y acaba en Jaén. Allí celebran realmente la primera vez que están juntos, su convivencia. A Miguel Hernández se le queda ese momento guardado en el alma”, explica José Luis Ferris. “Lo único es que no acaba bien, ya que a las pocas semanas, Josefina se tiene que marchar porque su madre enferma. Él piensa que es un viaje de ida y vuelta, que se volverá a Jaén con él, pero no. Su madre fallece y ella se tiene que quedar a cuidar de sus hermanos pequeños”, reconoce. “Creo que es un periodo dulce y que él tiene entre algodones en su memoria. Está, por fin, con su amada, bien que viven en una guerra, pero en esa casa de la que entran y salen, lo que es la guerra en si, no llega. Creo que fue el periodo más hermoso en la historia de amor entre Josefina y Miguel Hernández. Esas fueron las únicas semanas de convivencia porque después, con el fin de la guerra, ya vinieron las cárceles”, resalta
.
En este libro que acaba de ver la luz, destaca el biógrafo, analiza todavía más la historia de amor entre ambos que en la primera versión del libro de 2002. Ha desmitificado, dice, la imagen que los profesores de Literatura siempre han intentado dar de Josefina como el gran amor de Miguel. “Sí, lo es, pero con matices. Excepto este periodo en Jaén que fue el mejor, cuando estuvieron más unidos que nunca, esta relación tiene muchos momentos difíciles, como cuando él, en la cárcel, no quiere ceder al chantaje en la cárcel y Josefina le pide que lo haga. Es la lucha entre lo que le dice su corazón, su mujer y su hijo, y lo que le pide su pensamiento, no traicionar a sus ideas”, detalla. Lo que no hizo nunca.